Sobre esta página

En la presente selección de textos se encuentran bosquejados años de vida, en los cuales lo único que jamás me ha abandonado ha sido la inquietud poética. Las temáticas son variadas, pasando desde problemas hondamente cotidianos, para luego adentrarse en ciertas intuiciones filosóficas que han sido garabateadas en algunos versos. Su participación como lectores es de altísima importancia, puesto que ustedes son, al final de cuentas, quienes me ayudarán a configurar los libros que, a partir de este espacio en la red , proyecto para el futuro.
Bienvenidos
Mauricio Mena Iturriaga

lunes, 6 de junio de 2005

Déjame escucharte con los brazos bien abiertos
que el silencio apremia mejores pronósticos.
No sabré de tu boca más de lo que en tu cuerpo
insiste en llamarme aun cuando te sientes sola.

¿Sabías que de ti he aprendido el oficio de la fe?

Tú, con tu incertidumbre avasalladora dices todo
sin que en tus labios se insinué palabra alguna.
Yo estaré desde el otro lado coleccionándote
en las pequeñas verdades que secreteas a la luna.

¿Sabías que he visto la muerte bebiendo de mi copa?

Hay en mi cama un continente con tu nombre,
una constelación entera dedicada a tu figura.
Hay quienes me llaman fanático, incluso demente
por creer haber visto en ti a Dios en su sitial;
lo que ellos no saben es que lo visto es la Nada
declarándose, con lágrimas en los ojos, a la Soledad.

2 comentarios:

Pipe Ríos dijo...

Uno de los mejores poemas que te he leído, Mauriciox. Cómo me duele aquello de "Tú, con tu incertidumbre avasalladora dices todo/ sin que en tus labios se insinué palabra alguna", pues he estado viviendo circunstancias similares. Es el gran atractivo de las mujeres: hacerte felices, si les place, o reventarte de iniciertos, si les recontraquete-place. Un abrazo y fuerza, mucha fuerza

maca dijo...

Hola Mauricio, soy la Maca. Tengo que reconocer que ese es un poema exlente, aunque me parece sospechosa esta union con pipe de chicos arrollados por mujeres. ¿Que pasó con la imágen medieval de la mujer angelica? Ah, cierto. Se me olvidaba que estamos en la "post modernidad". Besitos.