Sobre esta página

En la presente selección de textos se encuentran bosquejados años de vida, en los cuales lo único que jamás me ha abandonado ha sido la inquietud poética. Las temáticas son variadas, pasando desde problemas hondamente cotidianos, para luego adentrarse en ciertas intuiciones filosóficas que han sido garabateadas en algunos versos. Su participación como lectores es de altísima importancia, puesto que ustedes son, al final de cuentas, quienes me ayudarán a configurar los libros que, a partir de este espacio en la red , proyecto para el futuro.
Bienvenidos
Mauricio Mena Iturriaga

miércoles, 6 de julio de 2005

¿Por qué poesía?


La poesía es, y esto no es solo mi creer, el juego entre la música y el contenido, el sentido y la forma, la competencia y el acto. Esto es, la concreción absoluta del lenguaje. En poesía no solo basta tener claro qué he de decir, si no también, cómo lo he de decir. Esto último integra las tres opciones del juego poético. Creo en la poesía como el estado primario del lenguaje. Creo que el hombre en el sencillo acto de estar, de figurar en el plano perceptible por los sentidos constituye un poema. La poesía no existe sin la interpretación, así como el Otro-Yo no existe sin la diferenciación. Para diferenciar al Otro es necesario que posea ciertas características o “utensilios interpretativos”. En el acto de diferenciar vale hacer dos categorías: la diferenciación positiva y la negativa

La primera categoría responde a la realización del Yo, a la conciencia del Yo gracias a que no nos reconocemos en el Otro. El Yo es tal porque no es el Otro.

La segunda categoría responde a la similitud con el Otro o más bien la igualdad con el Otro. De tal manera el Otro deja de ser tal y empieza a ser Yo.

Así también en la poesía todo es para un Yo y a la vez para un Otro. La poesía es verdad, pues siempre que se lea un poema se deberá leer no un solo sentido, sino que el sentido como un todo propio de un Yo. Así también la significancia de un poema puede radicar en lo ajeno que resulta el Yo, ya que el Otro es quien hace posible al Yo. Puedo decir en definitiva que si he escogido la poesía es porque lucho por la verdad, sin entender esta como algo absoluto, si no más bien como algo que nos remite a nuestra condición de individuo.

2 comentarios:

Pipe Ríos dijo...

Poesía eres tú...
Aunque hoy Bécquer se use más en tarjetitas mamonas de San Valentín, él dio la justa medida de lo que era poesía. Sorry socio por no postear antes, pero ya sabes que estuve saliendo mal del fango, aunque ahora me encuentro un tanto mejor.
Tú eres el poeta, a mi los poetas me producen ciertos sentimientos encontrados, sobre todo los que no se definen. Aunque bueno, no hay que ser tan duros con ellos: las primeras tres letras que los determinan son el apellido de uno de mis padres literarios. See you round! Y en Argentina olvídate de las malas mujeres...

El mundo de Daan dijo...

¡Nadie tiene la definición más justa, que aquel que la siente...!


http://elmundodedaan.blogia.com